Sentencian a 30 años de cárcel a la asesina de la joven que trató de impedir un robo

Julia L. B., de 35 años, se acogió a un proceso abreviado en que se determinó la pena máxima de presidio.

En un juicio por procedimiento abreviado, Julia L. B., de 35 años, fue condenada a la pena máxima de 30 años de cárcel, acusada de haber asesinado a la joven de 20 años que trató de impedir que robe en un negocio, en Cochabamba.

“En la audiencia, el fiscal de materia presentó todos los elementos colectados durante la investigación, como el protocolo de autopsia, las declaraciones de testigos, el informe policial, entre otros que fueron valorados por la autoridad jurisdiccional que dictó la máxima pena para la autora del delito”, explicó la fiscal departamental de Cochabamba, Nuria Gonzáles Romero.

Nayeli, la víctima, soñaba con ser una médico forense. Había dejado su natal Santiváñez para probar suerte en la ciudad de Cochabamba. Hace un par de meses trabajaba en un negocio ubicado en la avenida Aroma, ahí estaba el lunes, cuando Julia L. B. ingresó.

30 AÑOS DE CÁRCEL

“(…) Pidió a las jóvenes que atendían el negocio que le regalen algunas prendas de vestir, pero ante la negativa se puso agresiva e intentó robar ropa; pero una de ellas lo impidió y fue herida con un cuchillo de cocina”, informó el Ministerio Público, mediante una nota institucional.

Se trataba de Nayeli. Cámaras de seguridad captaron cómo las compañeras de la joven trataron de auxiliarla. Los esfuerzos fueron vanos, la joven perdió la vida como consecuencia de la puñalada que la antisocial le propinó.

“Según el protocolo de autopsia, elaborado por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), la joven murió por shock hipovolémico, laceración de aorta, traumatismo torácico penetrante producido por arma punzocortante”, detalló la Fiscalía.

Julia L. B. trató de escapar, pero transeúntes lograron capturarla y llevarla ante la Policía. Enfrentó a la Justicia este miércoles, sindicada de asesinato, y la pena máxima le fue impuesta.

En tanto, la familia de Nayeli llora su repentina partida. Su madre recordó cuando le contaba sus metas. Soñaba con hacer una carrera profesional, para eso trabajaba.

Fuente: La Razón

Autor