Venganzas, lágrimas y mensajes bíblicos: fracaso de ‘ley ómnibus’ provoca un caos político en Argentina

El Gobierno argentino sigue sumido en una crisis política después del fracaso de la ‘ley ómnibus’ con la que el presidente Javier Milei intentaba reformar por completo el andamiaje político, económico y social del país sudamericano.

Por eso, un par de días después de que el proyecto fuera echado abajo en la Cámara de Diputados, continúan los insultos y las amenazas contra los gobernadores y diputados opositores «dialoguistas» que no apoyaron al 100 % una ley que el Gobierno decidió que ya no se discuta nuevamente en el Congreso, pero que todavía no define si la someterá a un plebiscito.

En medio de la incertidumbre y tensión política que recorre el país, el vocero presidencial, Manuel Adorni, anunció este jueves la reducción del 98 % de las transferencias presupuestales discrecionales a las provincias, lo que fue interpretado como una de las anunciadas represalias en contra de los gobernadores que no apoyaron la iniciativa.

«Se termina la plata para recitales de dudoso financiamento, para organizaciones sociales que solo buscaban beneficio de sus representantes, para el empleo militante», afirmó Adorni en su ya usual tono amenazante.

Por otra parte, descartó las versiones de inminentes despidos en el Gabinete como reacción a la derrota parlamentaria, y reiteró las críticas a los dirigentes que no apoyaron la ‘ley ómnibus’.

«La sensación que dejó el Congreso en general y algunos legisladores en particular es que no hay intención de promover el cambio que la gente propuso con su voto en noviembre, en esta falta de colaboración se evaluará el camino a tomar«, agregó.

Moisés

Por lo pronto, este jueves el Gobierno anunció otra medida que afecta a las provincias, ya que eliminó el subsidio a las tarifas del transporte público, lo que repercutirá en aumentos inmediatos del precio de los boletos, que en el interior del país suelen ser más abultados.

«La medida funciona como una vendetta a las provincias», afirmó el diario Página 12 al evaluar el impacto que tendrá el descongelamiento de las tarifas en un momento en el que la crisis económica se profundiza con altas tasas de inflación que aceleran la caída del poder adquisitivo.

A ello se suma, además, la inconformidad que estalló esta semana por el drástico aumento del 251 % en el transporte público que ya comenzó a regir y que se combinó con el desorden de las autoridades que no pueden garantizar la carga de las tarjetas de acceso a trenes, metro y autobuses ni a la aplicación de descuentos correspondientes que hoy son vitales para millones de trabajadores.

Desde el momento en que el oficialismo suspendió la sesión en la que se debatía una ley que ya daban por perdida, Milei se dedicó a insultar y amenazar a los diputados de la oposición «aliada», «colaboracionista» o «amigable» que rechazaron varios de los artículos. Incluso publicó una «lista negra», con sus nombres y fotografías.

En el marco de la gira que realiza en Israel, y que lo llevará al Vaticano, el presidente también posteó, en hebreo, un fragmento de la Biblia que describe el momento en el que Moisés regresa del monte Sinaí y castiga a quienes aportaron oro para que Aarón, uno de sus hermanos, construyera un becerro.

«Y aconteció que cuando llegó al campamento y vio el becerro y las danzas, Moisés se enardeció de ira, y arrojó las tablas de sus manos y las rompió al pie del monte», señala uno de los fragmentos en los que se equiparó con el personaje bíblico en su enfrentamiento con «los traidores», como llama a los opositores «aliados».

Uno de esos políticos es Rodrigo de Loredo, del partido Unión Cívica Radical, quien también tuvo su momento estelar estos días, pero por otros motivos, ya que en plena entrevista comenzó a llorar por el fracaso de la ‘ley ómnibus’.

«Por ahí me siento un ingenuo, porque la verdad (…) nosotros somos reformistas. Entonces, eso significa que la reforma sucede cuando uno la va construyendo, pero vienen los fundamentalistas de siempre que nos hunden como país y empieza todo de cero», lamentó entre lágrimas, lo que sorprendió ya que su vulnerabilidad, siendo supuestamente opositor, superó por completo las reacciones de los diputados oficialistas.

¿Consulta?

En medio del desconcierto político que se vive estos días en Argentina ante el fracaso del Gobierno, el diputado oficialista Gerardo Milman presentó un proyecto de ley para que se convoque a una consulta popular vinculante sobre la ‘ley ómnibus’.

«Confiemos y permitamos que la ciudadanía se exprese, así tomaremos el pulso de la voluntad ciudadana y veremos si los legisladores estamos o no a la altura de las circunstancias que la emergencia exige», propuso.

De esta forma se adelantó al Gobierno, que todavía no define los pasos a seguir, aunque, más allá de que Milei dio instrucciones de que la ley ya no se debata en el Congreso, el mes pasado sí había abierto la puerta a la posibilidad de convocar a un plebiscito.

Mientras tanto, con su ya conocida afección a las redes sociales, el presidente sigue posteando agresiones, memes y burlas contra los opositores, a pesar de que sólo lleva dos meses en el Gobierno y de que necesitará sus votos para el resto de proyectos legislativos que tenga pensados presentar en los cuatro años que le restan de mandato.

Fuente: RT

Autor