El sangriento crimen cometido por Leslie Van Houten, la discípula de Charles Manson a la que le han otorgado la libertad condicional

Más de 50 años después, los crímenes cometidos por Charles Manson y sus seguidores en el sur de California, en Estados Unidos, siguen frescos en el recuerdo de muchos.

Especialmente en la memoria de los familiares de las víctimas.

Este martes recibieron la noticia de que una corte de apelaciones de California dictaminó que Leslie Van Houten, la discípula más joven del clan Manson, tiene derecho a la libertad condicional.

Van Houten, de 73 años, ha sido recomendada para libertad condicional en cinco ocasiones desde 2016, pero el gobernador Gavin Newsom y su predecesor, Jerry Brown, se la negaron.

Con la decisión del martes del Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito, es la primera vez que una corte anula la denegación de libertad condicional de un gobernador a un seguidor de Manson, según destaca el diario Los Angeles Times.

Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten (dcha) se dirigen al tribunal en 1970.
En 1978, Van Houten (dcha) fue declarada culpable de asesinato en primer grado.

Ahora el gobernador Newsom tiene una ventana de 10 días, que comienza en 30 días, para pedirle al fiscal general Rob Bonta que solicite a la Corte Suprema de California que revoque la decisión.

Una joven sociable y popular

«Sé que el dolor se transmite a través de las generaciones. Quiero que las víctimas sepan que estoy profundamente avergonzada de lo que hice«, declaró Leslie van Houten en 2002, en una de las audiencias para estudiar su posible salida en libertad condicional.

Con «lo que hice» Van Houten se refería al sangriento asesinato de Rosemay LaBianca, quien murió apuñalada junto a su marido en la madrugada del 10 de agosto de 1969.

Procedente de una familia de clase media del sur de California, Leslie van Houten era una joven sociable y atlética que en el instituto llegó a ser elegida reina de uno de los bailes típicos de las escuelas de secundaria de EE.UU.

Sin embargo, poco a poco se fue introduciendo en un mundo menos luminoso.

El divorcio de sus padres hizo que sus amigos la dejaran de lado y, según explica su abogado Richard Pfeiffer, ahí comenzó su caída.

Se quedó embarazada y su madre la forzó a someterse a un aborto ilegal. El feto fue enterrado en el patio trasero de la casa familiar.

La familia Manson

Durante esa época, Van Houten empezó a experimentar con sustancias como la marihuana, el hachís y el LSD.

En el verano de 1968, la joven conoció a Bobby Beausoleil y Catherine «Gypsy» Share, y empezó a viajar con ellos.

Roman Polanski y Sharon Tate
Sharon Tate estaba embarazada de 8 meses cuando fue asesinada en la casa que tenía alquilada en Bel Air, Los Ángeles.

Share le habló de un hombre llamado Charles Manson a quien describió como un ser parecido a Cristo con respuestas para todas sus preguntas.

Meses después, Van Houten y sus amigos estaban viviendo con Manson en el rancho Spahn a las afueras del condado de Los Ángeles. En 1969, el mensaje pacifista de Manson cambió y pasó a llamar a la revolución y la violencia.

Según contó la propia Van Houten, «pronto todo lo que hacíamos era escuchar el álbum White de The Beatles y leer el libro bíblico de las Revelaciones».

Manson imaginaba una guerra racial y tenía un extraño plan para incitarla, empezando con los asesinatos de la actriz Sharon Tate (esposa del director de cine Roman Polanski que estaba embarazada de ocho meses) y otras cuatro personas en Bel Air, Los Ángeles, el 9 de agosto de 1969.

Leslie van Houten
Ante una comisión por la libertad condicional en 2002, Van Houten dijo; «Me tomo muy en serio no sólo los asesinatos sino qué me hizo estar disponible para alguien como Manson».

El asesinato del matrimonio LaBianca

Van Houten no participó en esos crímenes, pero la noche siguiente asaltó junto a Charles «Tex» Watson y Patricia Krenwinkel la casa del matrimonio formado por Leno y Rosemary LaBianca, de 44 y 39 años respectivamente.

Van Houten fue testigo de cómo Watson mató a Leno LaBianca y posteriormente fue responsable de infligir 16 de las más de 40 puñaladas que recibió su esposa, Rosemary.

Para finales de 1969, todos los miembros de la familia Manson estaban arrestados e imputados por todos estos asesinatos.

Los correspondientes juicios se convirtieron en una suerte de circo, tanto por el peculiar comportamiento de los acusados como por el frenesí mediático alrededor de ellos.

«Tomé uno de los cuchillos, Patricia tenía otro, y empezamos a apuñalar y cortar a la señora», testificó Van Houten, quien detalló que Rosemary LaBianca suplicó que le perdonaran la vida y prometió que no llamaría a la policía.

El 29 de marzo de 1971, Van Houten fue declarada culpable y sentenciada a muerte.

La subsecuente prohibición de la pena de muerte en California por unos meses hizo que la sentencia se conmutara automáticamente a cadena perpetua.

Una corte de apelaciones revocó la condena de Van Houten en 1976 y un segundo juicio celebrado el año siguiente terminó sin acuerdo del jurado.

Finalmente, en el tercer y definitivo juicio celebrado en 1978, Van Houten fue declarada culpable de asesinato en primer grado, pero la sentencia a cadena perpetua incluyó la posibilidad de optar a libertad condicional.

Desde entonces, cumple condena en la prisión de mujeres de Chino, California.

Sus abogados aseguran que es una presa modelo. Durante su estancia en la cárcel, ha obtenido una licenciatura y un máster universitario, y ha dirigido grupos de autoayuda para las reclusas.

Pero los familiares del matrimonio LaBianca y el gobernador Newsom la siguen considerando un peligro para la sociedad.

*Este artículo se publicó originalmente en julio de 2016 y fue actualizado con la noticia de que le fue concedida la libertad condicional a Leslie van Houten.

Autor