Gobierno: Hay regiones fronterizas con Perú que no sólo se dedican al contrabando sino también al tráfico de personas, drogas y divisas

El viceministro de Lucha Contra el Contrabando, general Daniel Vargas, alertó este domingo que la frontera con el vecino país de Perú se está convirtiendo en una zona “crítica” porque existen grupos que “además de dedicarse al contrabando, se dedican a otras actividades ilícitas”.

“Hemos visto que ahora la frontera con Perú se está volviendo un tanto crítica, no solamente en relación con el contrabando. Hay regiones fronterizas, como el caso de Desaguadero y Puerto Acosta, donde no solamente están dedicados al contrabando, sino también a otras actividades ilícitas, como el tema del tráfico de personas, drogas y de divisas”, alertó Vargas, en contacto con Bolivia Tv.

Ante esta situación, aseveró que se elaboró un “Plan Interinstitucional” ejecutado por los viceministerios de Comercio Interior, Desarrollo Rural y Agropecuario y de Defensa del Usuario y del Consumidor, además de la Aduana, Impuesto Nacionales y otras instituciones.

Explicó que la presencia de funcionarios de Impuestos en estos operativos de control, es de vital importancia, porque en los recientes comisos se develó que los contrabandistas también utilizan “guías de movimiento adulteradas, facturas falsificadas o clonadas”.

Recordó que recientemente en el sector de Chaguaya, frontera con Perú, interceptó a un camión que trasladaba 500 quintales de azúcar, pero presentó una factura adulterada de 20 quintales.

Ante esta situación, señaló que la próxima semana se tendrá una reunión binacional virtual con la República de Perú, para “frenar” el contrabando, porque están “conscientes” que este ilícito que ingresa a su país llega a afectarlos.

“Vamos a tratar de restringir ese contrabando hormiga que está generando en río Desaguadero, puesto que las barcazas no solo son manejadas por bolivianos, sino que otra gran cantidad son barcazas que corresponden a ciudadanos peruanos”, explicó.

Asimismo, señaló que también se deben coordinar con otras instituciones; entre ellas, la Policía Boliviana para establecer mecanismos más “agresivos” contra el contrabando y otros ilícitos.

ABI

Autor