La quinua, “el grano de oro”, está en el plan de desarrollo al 2025 para mejorar su producción, industrialización y aumentar ventas

El “grano de oro” se encuentra en los planes de Gobierno para mejorar la producción, lograr su industrialización y aumentar la comercialización.

Esa política es parte del Plan de Desarrollo Social y Económico (PDES) al 2025 y de la reactivación productiva y soberanía alimentaria.

Shirley Rojas Ledezma, directora nacional de Innovación del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf) explicó que la quinua se encuentra considerada en el Programa Nacional de Apoyo a la Producción y Comercialización de Granos Andinos, junto con el amaranto, el tarwi y la cañahua, que fue anunciada por el presidente Luis Arce el 8 de noviembre, en su informe por los dos años de gestión.

El programa para los cuatro granos andinos tiene previsto una inversión total de Bs 229,6 millones.“Este programa nacional tiene una incidencia directa en nuestro sector, pero tiene que ir de la mano del productor para ayudar a generar tecnología que le de ese valor agregado al producto final que comercializan para que eso se transforme en un retorno económico de sustento a las familias bolivianas de nuestro sector andino”, sostuvo la Rojas.

Destacó que el programa ya empezó a desarrollar acciones desde septiembre de este año y que ya existe una incidencia nacional.

Tres instituciones participan en la implementación del programa: el Iniaf, la Institución Pública Desconcentrada Soberanía Alimentaria (Ipdsa) y el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag).“Se han integrado estas tres instituciones del Ministerio Desarrollo Rural y Tierras para que el programa pueda llegar a nuestros productores”, indicó.

El presidente Arce, autoridades del sector y productores de quinua oficializaron el pasado lunes que Bolivia acogerá en 2023 al VIII Congreso Mundial de la Quinua, que se realizará del 28 al 31 de marzo en Potosí; el evento contribuirá al mejoramiento de la productividad, la producción, la comercialización y la industrialización del “grano de oro”.

El jefe de Estado afirmó que se espera que en el congreso se debata, se intercambien experiencias y emerjan ideas para aumentar y mejorar la siembra y cosecha del grano, “principalmente ahora que el mundo enfrenta una crisis climática con efectos en la producción agropecuaria”.

El Congreso Mundial de la Quinua es el ámbito de discusión bianual, que promueve el intercambio de conocimientos, información y divulgación de los avances científicos-técnicos, experiencias territoriales y de las políticas públicas vinculadas al cultivo de la quinua; con el fin de poner en valor, a nivel mundial, el patrimonio de un cultivo adaptable a diversas condiciones agroecológicas y con importantes atributos nutricionales.

“Estamos produciendo quinua, pero queremos producir más y mejor y el Gobierno nacional está dispuesto a invertir recursos en mejorar la producción de la quinua y ayudar a nuestros productores para aumentar esa producción para Bolivia y el mundo”, dijo Arce.

Bolivia se destaca por la producción de quinua real orgánica, siembra y cosecha este grano en regiones de La Paz, Oruro y Potosí, principalmente.

Competencia en la producción

Debido al aumento de la oferta mundial, desde 2017, cayeron los precios de la quinua y Bolivia redujo sus exportaciones. Desde ése año, otros mercados como Países Bajos, Estados Unidos, Alemania, España, Canadá, Italia, Francia, Bélgica, Ecuador, India, Austria, Eslovenia, Israel, Reino Unido, Suecia, Bulgaria, Polonia yRusia también empezaron a cultivar y exportar la quinua.

La exportación boliviana de quinua en 2021 sumó $us 62 millones por 29.000 toneladas (t). A abril de este año las ventas llegaron a $us 16 millones, un 21% menor a lo vendido en el mismo periodo del año anterior, cuando el valor llegó a $us 20 millones.

Actualmente Bolivia y Perú todavía son los mayores exportadores de quinua, sin embargo unas 120 naciones han logrado desarrollar de forma experimental y comercial plantaciones en varias regiones del mundo, según datos de la Asociación Nacional de Productores de Quinua (Anapqui) y de la Fundación Tierra.

El mejor año de las ventas externas de la quinua boliviana fue 2014, cuando se reportó $us 196,6 millones. Un año antes, en 2013, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) declaró el Año Internacional de la Quinua, a propósito de una campaña promovida precisamente por Bolivia.

“El sector de la quinua es de gran relevancia para el Gobierno, por ello se trabaja en darle impulso y fuerza”, apuntó la directora de Innovación del Iniaf.

Fuente: Agencia Boliviana de Información (ABI)

Autor