Choque de opiniones sobre Ucrania marca el primer día de la cumbre UE-Celac

La mayoría de los países latinoamericanos han rechazado que el asunto sea incluido en los puntos de consenso de la declaración final.

Este lunes se efectuó la primera jornada de la III Cumbre Unión Europea (UE)-Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) de jefes y jefas de Estado y de Gobierno en Bruselas, donde se criticó la intención del bloque de abordar la guerra en Ucrania.

Desde antes del evento, varios países suramericanos vetaron la presencia del presidente ucraniano Vladímir Zelenski e insisten en que el conflicto armado debe quedar por fuera de la declaración conjunta.

«Esta no es una cumbre sobre Ucrania», declaró el embajador de Brasil ante la UE, Pedro Miguel da Costa e Silva.

«Nuestra expectativa, como Brasil y como países de América Latina y el Caribe es que nos centremos en cuestiones birregionales», manifestó al portal europeo Euroactiv.

Sobre esto fue preguntado el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, quien admitió que están «trabajando» para reflejar el compromiso a Ucrania.

«Estoy seguro de que encontraremos la manera de decir lo que ya se ha dicho en las Naciones Unidas», afirmó Borrell.

Críticas a la carrera armamentística

El mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, expresó que «la guerra sobre el corazón de Europa arroja sobre el mundo un manto de incertidumbre y canaliza para fines bélicos los recursos que son esenciales para la economía y los programas sociales».

«La carrera armamentística dificulta aun más la lucha contra el cambio climático», agregó Lula.

Mientras que la dignataria de Honduras, Xiomara Castro, lamentó que «se envían trillones de dólares en armamento para la guerra», cuando «no somos capaces de construir el desarrollo integral de la humanidad con los objetivos del desarrollo sostenible».

«Condiciones de igualdad»

El presidente boliviano, Luis Arce, señaló que hay importantes metas para encarar los retos mundiales que amenazan a la humanidad, «con base en nuevos enfoques de integración en condiciones de igualdad y complementariedad».

En la Cumbre de los Pueblos, evento que se desarrolla en paralelo al encuentro entre la UE y la Celac, la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, habló de los errores históricos que cometió Europa en la región latinoamericana. 

«De eso se ha tratado nuestra historia, de la expoliación de los recursos de nuestros pueblos, de esa arrogancia imperial que piensa que no nos debe nada. Nosotros les decimos: sí nos deben, sí les deben al Caribe lo que significó el genocidio de más de 70 millones de esclavos que llegaron de África para América. Claro que nos deben reparación moral, ética, económica», sostuvo Rodríguez. 

Por su parte, el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, también criticó la «manipulación política de los derechos humanos y los dobles raseros de muchos países accidentales». Además, reiteró que La Habana continuará promoviendo el diálogo y la cooperación internacional, sobre la base del respeto y la no injerencia en los asuntos internos

Acuerdos comerciales

Otro que se refirió al primer día de la cumbre entre la Celac y la UE fue el dignatario chileno Gabriel Boric, quien calificó como «importantes» los acuerdos comerciales, políticos y sociales firmados este lunes.

«Suscribimos la Alianza Digital junto a la Unión Europea y países del continente americano para fortalecer las capacidades digitales de Chile y la región, además de potenciar la cooperación digital en materias como políticas públicas, protección de datos, gestión de datos espaciales y conectividad de las redes de investigación y educación», dijo.

El mundo multipolar

Durante su discurso en la ceremonia de apertura del evento, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, saludó esta iniciativa en medio de los problemas que aquejan al planeta, como «los estragos» de la crisis climática.

Michael instó a implantar un sistema financiero internacional «más justo», de manera que se pueda «cerrar la brecha entre ricos y pobres».

Sostuvo que ambos bloques son una «fuerza poderosa» en la Asamblea General de Naciones Unidas, «defendiendo la democracia, el multilateralismo y los derechos humanos».

«Creemos en un mundo multipolar. No queremos un mundo bipolar, porque esto a menudo tiene un costo para nuestros intereses y nuestra autonomía», añadió Michael.

Ante esto, exhortó a tener cumbres cada dos años y un mecanismo de coordinación permanente que garantice un progreso constante. «Al unirnos, podemos desarrollar economías limpias que sean buenas para nuestro planeta y una transformación digital que impulse nuestras economías y sociedades», señaló.

Memorandos

Durante este lunes las delegaciones de Ecuador, El Salvador y Honduras firmaron sendos memorandos de entendimiento sobre consultas bilaterales con la Unión Europea.

El presidente ecuatoriano Guillermo Lasso puntualizó que con esto se ampliará la cooperación en medioambiente, políticas sociales y económicas, ciencia, educación, seguridad, migración, inversiones, derechos humanos, energía y desarrollo.

«Este acuerdo es histórico ya que marca un importante acercamiento en beneficio de ambas partes, nuestro Gobierno siempre comprometido en llevar más Ecuador al mundo y traer más mundo al Ecuador», añadió Lasso.

En el caso hondureño, el canciller Eduardo Enrique Reina, firmó junto a Borrell el pacto, con el cual ambas parten enfatizaron un compromiso mutuo para reforzar sus relaciones bilaterales y así mantener un diálogo permanente.

Plan de inversión millonario

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentó también un plan de inversión para relanzar los vínculos con la Celac.

Son 45.000 millones de euros (alrededor de 50.500 dólares) a entregar en un plazo de varios años para las economías latinoamericanas por medio del programa Global Gateway, un plan de la UE en respuesta a las masivas inversiones de China.

En ese sentido, Borrell reconoció que «la irrupción de China» es uno de los motivos que impulsa esta cita, pero aseveró que «no estamos en una carrera» con el gigante asiático.

«China está creciendo. Es muy grande, y está creciendo, está comprando. Se ha convertido en el primer socio comercial de América Latina. [Es] algo normal. Pero seguimos siendo el primer inversionista en América Latina«, sostuvo.

Fuente: RT

Autor