El TSE priorizará las circunscripciones y escaños con primeros datos de censo 2024

5 de febrero de 2024

La asignación de escaños y la delimitación de circunscripciones son las dos tareas prioritarias que tiene el Tribunal Supremo Electoral (TSE) luego de recibir los primeros datos del Censo Nacional de Población y Vivienda que se realizará el 23 de marzo de 2025.

El presidente del TSE, Óscar Hassenteufel, aseguró que el Órgano Electoral necesita conocer los resultados del Censo hasta septiembre de 2024.

“Tenemos necesidad de cumplir ciertas tareas previas al proceso electoral (elecciones generales 2025). Son dos tareas esenciales: la asignación de escaños parlamentarios y la delimitación de circunscripciones uninominales”, señaló.

Al respecto, analistas consideran que el Censo será un importante elemento que definirá el peso político de las regiones, y que posiblemente signifique que, tras 100 años, La Paz tenga una menor cantidad de diputados que otro departamento. Por el aumento de población, prevén que Santa Cruz aumentará número de escaños.

“De acuerdo con las proyecciones de población que se tiene, Santa Cruz pasaría a ocupar el primer espacio con mayor representación política, aspecto que podría ser validado por el Censo de 2024”, sostuvo el analista José Luis Santistevan.

Forma de cálculo

De acuerdo con la normativa el TSE, con los primeros resultados del censo, debe iniciar un trabajo metodológico que establece el parágrafo 2 de artículo 56 de la Ley 026 del Régimen Electoral.

La última redistribución de escaños fue realizada en 2013, tras el Censo de 2012, mediante la Ley 421, y establece que La Paz tiene 29 diputados, seguido por Santa Cruz con 28.

Según la norma, se establecen tres criterios para la distribución de los escaños, cada una con su metodología establecida.

El primer criterio es la asignación mínima de escaños a los departamentos con menor población.

Un segundo aspecto es el referido a la asignación de escaños a los departamentos con menor grado de desarrollo económico.

Por último, está la asignación de escaños por el principio de proporcionalidad, aspecto que se relaciona directamente con el “número de habitantes que tiene cada departamento”.

Sin movilidad

Tanto la Constitución Política del Estado (CPE) como la Ley 026 establecen que la Cámara de Diputados está integrada por 130 representantes nacionales, distribuidos de la siguiente forma: 63 escaños uninominales, 60 escaños plurinominales y siete escaños especiales.

En ese contexto, la legislación refiere que la “distribución de los escaños no aumenta ni disminuye en la misma proporción que crece la población porque se mantiene congelada sobre la base de 130 escaños”.

“Esto significa que unos departamentos ganarán y otros perderán. Será una dura batalla para aplicar los resultados del Censo, porque ninguna región va a querer perder una diputación o representación política”, sostiene la politóloga Patricia Velasco Burgos.

Sin embargo, aclaró que los departamentos fuera del eje: Oruro, Potosí, Chuquisaca, Tarija, Beni y Pando partieron con una representación mínima de cuatro diputaciones, además

la región con menor índice de desarrollo económico sumó un escaño más, Potosí fue el departamento que se benefició con ese adicional.

Entonces, explicó Velasco, entre los seis departamentos se distribuyen 25 de las 130 representaciones por el nivel socioeconómico, en tanto que los restantes 105 escaños se redistribuyen por la cantidad de población en todo el país.

Estos 105 escaños se distribuyen entre los nueve departamentos bajo el principio de proporcionalidad y la fórmula D’Hondt. Se divide la población de cada departamento entre divisores sucesivos compuestos por números naturales (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, etc.) en forma correlativa y continua.

Los números obtenidos de la operación divisoria para los departamentos se ordenan de mayor a menor y en el mismo orden se van asignando los escaños hasta cubrir los 105.

Definición

Para los analistas y el Presidente del TSE, tras la distribución de escaños se debe elaborar una norma que debe ser aprobada en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), instancia en que se pueden presentar problemas durante su tratamiento.

Es decir, el trabajo que elabore el TSE debe ser elevado a consideración de la ALP para que sea esta instancia en definitiva la que mediante ley establezca la distribución de escaños a los nueve departamentos del país.

Circunscripciones

Tras la distribución de los escaños, se procederá con la delimitación de las circunscripciones uninominales.

LOS TIEMPOS

Autor