Encuentro de presidentes suramericanos en Brasil finaliza con el Consenso de Brasilia

Se reafirmó la visión común de América del Sur como una región de paz y cooperación, basada en el diálogo y el respeto a la diversidad de los pueblos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil compartió la declaración final del encuentro de presidentes de América del Sur celebrado este martes en ese país, denominado «Consenso de Brasilia».

En el documento, de nueve puntos, se precisa que los líderes de los países suramericanos se reunieron, por invitación del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, para intercambiar puntos de vista y perspectivas para la cooperación e integración de la región.

Entre los puntos establecidos se reafirmó la visión común de que América del Sur constituye una región de paz y cooperación, basada en el diálogo y el respeto a la diversidad de los pueblos, «comprometida con la democracia y los derechos humanos, el desarrollo sostenible y la justicia social, el Estado de derecho y la estabilidad institucional, la defensa de la soberanía y la no injerencia en asuntos internos».

Además, coincidieron en que el mundo se enfrenta a múltiples retos ante un escenario de crisis climática, riesgos de nuevas pandemias, aumento de desigualdades sociales, amenazas a la estabilidad institucional y democrática, entre otros.

«Concordaron en que la integración regional debe ser parte de las soluciones para afrontar los desafíos compartidos en la construcción de un mundo pacífico; el fortalecimiento de la democracia; la promoción del desarrollo económico y social; la lucha contra la pobreza, el hambre y todas las formas de desigualdad y discriminación; la promoción de la igualdad de género; la gestión ordenada, segura y regular de migraciones; el enfrentamiento al cambio climático, incluso por medio de mecanismos innovadores de financiamiento de la acción climática», indicó el texto.

Los mandatarios se comprometieron a trabajar por el incremento del comercio y de las inversiones entre los países de la región; así como la mejora de la infraestructura y logística; el fortalecimiento de las cadenas de valor; la aplicación de medidas de facilitación del comercio e integración financiera; la eliminación de medidas unilaterales; y el acceso a los mercados por medio de la red de acuerdos de complementación económica.

Igualmente, reconocieron la importancia de mantener el diálogo regular para impulsar el proceso de integración en Suramérica y proyectar la voz de la región en el mundo.

Otro punto fue la decisión de establecer un grupo de contacto, encabezado por los cancilleres, con el objetivo de evaluar las experiencias de los mecanismos suramericanos de integración y la elaboración de una hoja de ruta para la integración de América del Sur, que será sometida a la consideración de los jefes de Estado.

Por otra parte, acordaron promover iniciativas de cooperación suramericana «bajo un enfoque social y de género, en áreas que atañen a las necesidades inmediatas de los ciudadanos, en particular las personas en situación de vulnerabilidad».

Finalmente, los mandatarios también prevén volver a reunirse en una fecha y lugar que próximamente se determinarán para repasar el curso de las iniciativas de cooperación suramericana y precisar los siguientes pasos que se tomarán.

Fuente: TeleSUR

Autor