“La vergüenza no es justicia”: víctimas de sacerdotes pederastas en Bolivia responden al Papa

La Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio Juan XXIII, a través de su presidente Hilarión Baldivieso, afirmó este viernes que la “vergüenza no es justicia” después de que el papa Francisco, en una respuesta a la carta del presidente Luis Arce, expresara su dolor y “sentimientos de vergüenza y consternación” por los hechos de pederastia cometidos por algunos sacerdotes en Bolivia. 

“Como institución, lógicamente que tienen que expresar lo mínimo una vergüenza, pero esa vergüenza no es justicia; vergüenza es que todos los hechos atroces que han cometido lo hayan tomado sólo como faltas humanas, (pero) no son faltas humanas, son delitos penales que se tienen que sancionar y no sólo a los autores, sino a la estructura sistemática de encubrimiento que ha tenido la Compañía de Jesús”, dijo Baldivieso en un contacto con El Deber.

Una serie de denuncias de abusos cometidos en la Iglesia Católica se conocieron, al menos de manera pública, durante las últimas semanas en Bolivia, después de que el periódico español El País revelara el contenido del diario del cura pederasta Alfonso ‘Pica’ Pedrajas.

El cura pederasta, que ahora está fallecido, trabajó durante muchos años en el Colegio Juan XXIII de Cochabamba y en sus escritos había reconocido haber abusado a decenas de menores de edad e incluso había relatado cómo fueron encubiertos sus delitos.

Por eso ahora los exalumnos del Juan XXIII exigen, de manera reiterativa, que se sancione también a los encubridores de los hechos de pederastia y consideran que la respuesta del papa no es suficiente porque muchas personas fueron “desgraciadas en vida y esa situación no se va a remediar con un sentimiento de arrepentimiento”, señaló Baldivieso, quien, además, se preguntó: “De qué sirve que se arrepientan si hay vidas destrozadas”.

Por otra parte, el papa Francisco le manifestó al presidente Arce su “firme deseo de responder con la promesa de la total disponibilidad de la Iglesia para trabajar junto con el Gobierno” boliviano e incluso le pidió ayuda para “cumplir con generosidad” el deber de reparar las injusticias.

El Deber

Autor