Qué se sabe sobre el origen del brote del síndrome Guillain-Barré por el que Perú declaró una emergencia sanitaria

Perú se enfrenta a un brote del síndrome de Guillain-Barré (SGB) y el gobierno de Perú decretó el estado de emergencia sanitaria nacional el pasado fin de semana debido al «aumento inusual» de casos de esta enfermedad.

El SGBun trastorno del sistema nervioso poco frecuente por el cual el propio sistema inmunológico de una persona daña las neuronas y causa debilidad muscular y a veces parálisis.

La mayoría de las personas se recuperan totalmente del SGB, pero algunas padecen daños del sistema nervioso a largo plazo. En casos muy raros el SGB puede provocar la muerte.

De acuerdo con el último balance oficial, Perú ha registrado 180 casos y cuatro muertes entre enero y julio.

El decreto contempla un plan de acción especial para asegurar el abastecimiento de lo necesario para hacer frente a la enfermedad y campañas de educación y concienciación a los profesionales sanitarios y la población en general.

La mayoría de los casos se concentran hasta ahora en las regiones de Lima, La Libertad, Lambayeque y Cajamarca.

El gobierno no se ha pronunciado hasta el momento sobre cuál ha sido el desencadenante del brote epidémico.

Qué ha podido desatar el síndrome

No es la primera vez que Perú se enfrenta a un brote significativo de esta enfermedad. Ya en 2019, el Ministerio de Salud tuvo que declarar una emergencia sanitaria por un brote.

En aquel entonces, el brote se caracterizó por una rápida dispersión desde su primera detección.

Esta vez la enfermedad coincide con una epidemia de dengue que hace meses afecta principalmente al norte de Perú, por lo que algunos expertos han planteado la hipótesis de que exista una relación causal entre el dengue y el SGB.

Según las cifras oficiales, esta enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti ha causado 248 muertes solo en el primer semestre de 2023. Se cuentan ya más de 146.000 casos y la crisis sanitaria le costó el cargo el pasado 15 de junio a la entonces ministra de Salud, Rosa Gutiérrez.

La infectóloga Raquel Stucchi, de la Universidad Estatal de Campinas, en Brasil, le dijo a BBC Brasil que “el dengue podría ser una explicación, pero se necesita realizar un análisis más amplio para asegurarse de que otros agentes no estén detrás de esta situación”.

El infectólogo Ciro Maguiña, del Colegio Médico Peruano, le dijo a BBC Mundo que «no hay evidencia científica de una relación causal entre el dengue y el SGB en el brote actual en Perú».

En realidad, señala el experto, «resulta difícil determinar la causa exacta porque el SGB es una complicación neurológica que tarda en desarrollarse», por lo que ha pasado tiempo desde la entrada en acción de los elementos infecciosos que podrían haberlo causado.

Hace ya décadas que se identificó a distintos gérmenes como los causantes de este síndrome.

En el brote de 2019, exámenes realizados por el Instituto Nacional de Salud de Perú, en colaboración con el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos y la Organización Panamericana de la Salud, detectaron la presencia de la bacteria «Campylobacter Jejuni» en muestras de doce enfermos. En el brote actual se la ha encontrado en once casos, lo que la convierte en el patógeno del que más se sospecha.

Esta bacteria suele causar diarreas y otros problemas intestinales frecuentes y de poca gravedad, pero también puede desembocar en complicaciones como el SGB.

En cualquier caso, señala el doctor Maguiña, su presencia se da en «contextos de pobreza, hacinamiento y malas condiciones higiénicas, que es lo habitual en el norte de Perú, donde se concentraron las regiones más afectadas en 2019 y donde se concentran ahora».

De hecho, los departamentos más afectados entonces son los que muestran una peor realidad socioeconómica y los que más han sufrido por la epidemia de dengue y el brote actual de SGB.

Para el infectólogo, Ciro Maguiña, la repetición del patrón «revela la penosa situación de la pobreza y de la precariedad de la salud en nuestro país».

«Este nuevo brote de SGB revela que tenemos grandes problemas de salud no resueltos hace varias décadas».

Qué es el síndrome de Guillain-Barré

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad neurológica rara en la que el sistema inmunológico ataca los nervios periféricos.

Se clasifica como una enfermedad autoinmune, en la que el propio sistema inmunológico comienza a atacar ciertas partes del cuerpo de un individuo, en este caso el sistema nervioso periférico, responsable de la comunicación entre el cerebro y las diferentes regiones y estructuras de nuestro organismo.

Qué provoca el síndrome de Guillain-Barré

El síndrome generalmente es desencadenado por un proceso infeccioso previo.

Una serie de virus y bacterias han sido identificados como desencadenantes, entre ellos los patógenos causantes del zika, el dengue, el chikungunya, el VIH, las hepatitis A, B y C, y la covid-19.

Sin embargo, las autoridades sanitarias señalan que, aunque muchos virus y bacterias han sido asociados temporalmente con el desarrollo del síndrome de Guillain-Barré, es difícil comprobar la verdadera causalidad de la enfermedad”.

Los datos muestran que la enfermedad es más común en el grupo de edad de 20 a 40 años.

Los expertos señalan que la detección temprana es crucial para la recuperación del paciente.

Los principales métodos de diagnóstico incluyen análisis clínicos, estudios de conducción nerviosa y análisis de líquido cefalorraquídeo. El tratamiento puede involucrar terapia de soporte, inmunoglobulina intravenosa o plasmaféresis.

Ser tratado a tiempo evita que la enfermedad progrese y afecte a músculos vitales para la supervivencia, como el diafragma, que tiene un papel clave en la respiración. Los pocos pacientes de SGB que mueren suelen hacerlo cuando se presentan dificultades respiratorias.

Los primeros síntomas suelen ser debilidad y hormigueo en las manos y los pies.

Estas sensaciones pueden extenderse rápidamente y, con el tiempo, paralizar todo el cuerpo.

La mayoría de las personas que lo sufren requieren hospitalización. Si bien la mayoría de los enfermos logran recuperarse, los casos más graves pueden ser mortales.

Fuente: BBC

Autor