Prada asegura que juicio planteado contra Arce “es una acción política» y sin sustento legal

El anuncio de la opositora Comunidad Ciudadana (CC) de plantear una proposición acusatoria para un juicio de responsabilidades contra el presidente Luis Arce es “una acción política”, por lo que en “realidad el sustento legal no existe” y es parte de esa estrategia de desestabilización y desgaste, aseguró la ministra de la Presidencia, María Nela Prada.

“Desde un inicio han buscado la desestabilización y el desgaste de nuestro gobierno”, denunció en respuesta a la propuesta de juicio planteada por la agrupación del expresidente Carlos Mesa por la designación de Eduardo del Castillo como ministro de Gobierno, luego de haber sido retirado del cargo como consecuencia de la censura en el Legislativo.

Por el momento en el Gobierno no se conoce el tenor de la proposición, pero se ve contradicciones en las filas de CC, porque, mientras plantean esta demanda presentan un proyecto de ley para regular las consecuencia de la censura, reconocimiento que no hay normativa vigente que establezca los efectos de ese proceso legislativo.

“Lo que sí puede decirse es que, como es una acción política, en realidad el sustento legal no existe”, aseguró en una entrevista en Bolivia TV e insistió en que Arce cumplió con las normas vigentes en la posesión de Del Castillo.

Del Castillo fue censurado con votos de legisladores que responden al expresidente Evo Morales, de CC y de Creemos del excívico y el encarcelado gobernador Luis Fernando Camacho.

Prada aseguró que Mesa no asume su responsabilidad sobre su accionar en la crisis de 2019, pero continúa –cuestionó- “buscando, no solamente un proceso de desestabilización política, sino de confrontación entre bolivianas y bolivianos”.

Recordó que el día después de las elecciones de octubre de 2019 encontró a Mesa en el aeropuerto cruceño de Viru Viru y le advirtió de la irresponsabilidad de sus acciones, porque –reveló- conocía “con quiénes estaba llegando a coordinar a Santa Cruz todo lo que se estaba gestando y que ya vivíamos en Santa Cruz”.

“Le dije que nuevamente iba tener las manos manchadas de sangre, que no sea irresponsable”, rememoró en alusión al actuar de Mesa, como vicepresidente, en la crisis de octubre de 2003, donde más de 60 personas murieron.

ABI

Autor