“Desperté al segundo golpe con el martillo”: el escalofriante relato de la cubana que fue víctima de intento de feminicidio en La Guardia

La mujer de 27 años que se encuentra postrada en una cama del hospital San Juan de Dios, luego de ser víctima de tentativa de feminicidio, por parte de su pareja, sujeto que la atacó con un martillo cuando se encontraba durmiendo.

El hombre con quien mantenía una relación de dos años y medio, a quien conoció como alguien romántico y amoroso, casi acabó con su vida la noche del domingo pasado, en la localidad San José del municipio de La Guardia.

“Desperté al segundo golpe que medio con el martillo. Tuve que arrastrarme hasta la puerta para pedir ayuda”, cuenta Ayamey, la víctima, en entrevista con EL DEBER.

La mujer agredida cuenta que antes de despertar abruptamente por los golpes con el martillo, más temprano tuvo un incidente con su pareja luego de que éste saliera de su casa y regresara bajo los efectos del alcohol, situación que fue motivo de reclamos, pero la respuesta que obtuvo fue: “Ya no me vas a volver a ver”.

Esas palabras no significaron nada para ella porque era algo que repetía desde hacía tiempo atrás, pero terminaba pidiéndole disculpas; sin embargo, no imaginó que aquel hombre con quien reconstruía una familia fue el mismo que intentó arrebatársela.

La mujer recuerda que se acostaron a dormir sin mayores incidentes, pero que en algún momento de la noche sintió que había una luz que la molestaba. Cuando despertó, vio a su pareja con una linterna y poniéndose doble chompa y busos. Cuando le preguntó qué hacía, le indicó que tenía frío y ella continuó durmiendo.

Después de esta situación, la mujer retomó su sueño y fueron los golpes con el martillo que la despertaron. Fueron aproximadamente seis martillazos que recibió en la cabeza, hecho que provocó hundimiento de cráneo, lesiones en la frente e incluso en la mano, ya que ella trató de protegerse del ataque.

El hombre luego de dejarla malherida se dio a la fuga dejando la puerta de su cuarto abierta, es así que Ayamey se tuvo que arrastrar por el suelo hasta llegar al ingreso de su cuarto y gritar por auxilio.

Eju.Tv

Autor