Leydi fingió el secuestro de sus hijos para estafar a su amiga y usó el dinero en compras

Una mujer inventó el secuestro de sus hijos para pedir 17.000 dólares. Con esa patraña engañó a su mejor amiga, quien le entregó 2.000 dólares que fueron usados para el pago de deudas y para hacer compras. El caso sucedió en Tarija, reporta El País.

De acuerdo con el reporte policial, Leydi A.C fue aprehendida luego que se descubriera que inventó el secuestro de sus hijos y sostuvo que le pedían un rescate de 17.000 dólares, mentira con la cual logró que su amiga le entregara 2.000 dólares en dos depósitos.

El comandante departamental de la Policía, coronel Edson Claure, detalló que el caso comenzó el 31 de mayo, cuando Leydi A.C. buscó a la víctima para pedirle ayuda.

La amiga, preocupada y conmovida por la súplica de su amiga le ofreció a apoyarla con 5.750 bolivianos, monto al que luego aumentó 1.300 dólares. Al ver que había accedido a entregarle más dinero, la denunciada dijo que el secuestrador le pedía la suma de 17 mil dólares.

“En la confianza, en la buena fe de la víctima hizo depósitos en dos oportunidades. Por la supuesta angustia de la madre, la víctima estaba en plena predisposición de entregar los 17 mil para que liberen a los hijos de su amiga”, lamentó.

Sin embargo, la víctima, antes de transferir más dinero a su amiga, dio parte a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, que una vez que tomó el caso descubrió que el secuestro era un invento.

“Realizaron las indagaciones y ubicaron a los hijos de la mujer. A través de las entrevistas a los menores determinaron que era falso. La madre habría pagado algunas deudas con el dinero de la víctima y también había hecho la compra de objetos nuevos”, detalló.

El coronel Claure dijo que se procedió a la aprehensión de la sindicada, quien ya fue puesta a disposición del Ministerio Público. Además, indicó que cuando se ejecutó la captura se encontró a la mujer en posesión de algunas de las cosas que habría comprado y con una parte del dinero que le entregó la víctima.

Página Siete

Autor